sábado, 11 de agosto de 2012

Acerca de un Brownie Fail

Hace unas semanas vi una receta de Brownie en taza. Sí, en taza! Me pareció fácil, cómodo, sin muchos recipientes que limpiar y bastante rápido. Pero, ¿saben qué? No confíen en lo que parezca rápido, fácil y se vea rico en foto.

Tenía todos los ingredientes, mi taza y una cuchara para revolver. Como quería compartir este postre que se veía tan rico, decidí que haría 3, para invitarle a mi mamá y mi papá.

Medir, mezclar, medir, mezclar, mezclar, mezclar *me duele el brazo*, debo seguir mezclando porque la harina no se disuelve, mezclar *me duelen los dedos por la cucharita*, al fin!

Una vez que mi mezcla estuvo lista, metí las tazas una por una al microondas el tiempo establecido en las instrucciones. Cuando salió la primera, el resultado tenía una pinta simpática. El brownie era marrón, se veía esponjoso, suave y estaba cocido.

Cuando tuve las 3 tazas, le di una a mi mamá, otra a mi papá y me quedé con la otra. Probé y dije: no está mal. Seguí comiendo y empezó a saber demasiado a harina. Seguí comiendo y empecé a sentir que no era lo suficientemente chocolatoso para mi gusto. Descansé un rato mientras analizaba qué había pasado con el brownie que se veía tan rico en la foto. Cuando volví a comer, pasaron dos cosas:

1. El brownie ya no sabía a brownie para nada. Había pasado a ser cualquier cosa. Algo que simplemente era marrón con complejo de keke mal cocinado.
2. El brownie había mutado, se había puesto duro como una piedra y ni siquiera podía comerlo… ahora tenía complejo de galleta extraña.

Decidí que, para ser la primera vez, no había salido TAN mal. Pero igual, decidí que no iba a volver a intentar esa receta. Definitivamente ese brownie en taza me había estafado. Como no quería que mis papás tuvieran que seguir comiendo un brownie horrible, fui a decirles que en verdad estaba feo.

Mi mamá ya había desistido y su brownie también se había puesto duro como roca, pero mi papá (aún no me explico cómo), ya se había comido todo y tenía la taza vacía.

Cuando la vi le dije: venía a decirte que no te lo comas todo porque en verdad estaba bien feo… ¿cómo te comiste todo?
Y me dijo: sí, yo sé… Pero me lo diste con mucho cariño. ¿Me traes un vaso de agua?

Le di su vaso de agua y un abrazo. Definitivamente, mi papá debe quererme mucho como para haber comido ese brownie horroroso.

Para que no les pase lo mismo que a mí, les dejo la receta. NO la hagan, NO. O fácil la receta no es mala y soy yo el problema… no sé. Están advertidos.

brownie
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...