viernes, 4 de septiembre de 2009

Divagaciones vol. XVII "donde todo puede suceder"


¿Dónde más que en el micro (ya sea verde o de otro color) pueden sucederte cosas de lo más extrañas, chistosas, divertidas, etc, etc, etc.


Siendo el Perú un país en el que el sistema de transporte público es básicamente un caos, no me explico por qué a veces me gusta viajar en micro. Pero es que en realidad, puede resultar divertido.

Si bien me da rabia cuando estoy esperando en el paradero y los micros simplemente NO PARAN por mi, a veces he podido ver cosas divertidas gracias a eso.
Por ejemplo, un día vi cómo a una chica se le quedaba la sandalia en la pista mientras ella ya estaba en el micro. Felizmente para ella, el cobrador se dio cuenta y el micro no siguió avanzando... para que ella pudiera recoger su zapato!

He visto a gente perder el equilibrio dentro de los micros (me incluyo), ya que viajar en micro requiere una habilidad y un balance espectacularmente desarrollados.
Un día, casi me caigo de espaldas, pero tuve la ¿suerte? de que un señor me sujetara para que no aterrice sobre el suelo. Lo más chistoso es que el señor no dejó de pedirme perdón mientras yo le daba las gracias.

He pisado a mucha gente. Creo que ya compartí una de estas experiencias en una entrada anterior, cuando la señora simplemente miraba y no decía nada. Hace unos días sin embargo, pisé a un señor y esta vez sí me di cuenta más rápido y cuando le pedí disculpas el señor me preguntó si era china o japonesa xD... Fue un poco descuadrante, pero justo ya me tenía que bajar en el paradero y nunca entendí la razón de ser de su pregunta.

Me he olvidado cosas, y lo más divertido es que no me di cuenta y aún así recuperé mis cosas. ¿Cómo? Bueno, un amigo y yo bajamos del micro y él me dijo que no tenía su celular. Mientras yo creía que era una broma y él buscaba en sus bolsillos y en su mochila, el micro ya estaba a una cuadra de distancia. Para cuando a él se le ocurrió que se le podría haber caído el celular en el micro, este estaba en un semáforo, de modo que salió corriendo disparado y, por la ventana de atrás le hizo señas a la persona que estaba sentada en los que habían sido nuestros sitios para que buscara.
Grande sería mi sorpresa cuando, al volver, el no solo tenía su celular, sino también mi fólder archivador, que se había quedado olvidado sin que me diera cuenta.

En todos los micros que circulan por la capital (al menos aquellos que son lo suficientemente grandes y no están demasiado llenos), siempre pueden encontrarse shows andantes (desde cajoneros, hasta cantantes con guitarra y demás instrumentos), ofertas inigualables (todo un kit de lapiceros por 1 sol, resaltadores, correctores, llaveros, incluso aretes!!!), y nunca faltan aquellos que, luego de presentarse con el típíco: "señor, señora, joven amigo, señorita, joven estudiante (y derivados), lamento interrumpir su lindo viaje..." te ofrecen los también típicos Olé Olé (marshmellows con cobertura de chocolate), gomitas frugile (o como se escriba) o caramelos varios.

En realidad, puedes encontrar de todo en el micro.
Si bien los precios del pasaje varían de acuerdo a la distancia que viajas, si tienes carnet universitario o no, o del humor del cobrador, todas las experiencias que puedes vivir mientras viajas en micro... no tienen precio :)

3 comentarios:

Ricardo dijo...

Son Frugelé xD a 10 centimos la unidad... 10 por un sol [Osea Duh!]


Lo mejor que he visto en un micro, fue un mago bastante bueno. Muy muy bueno, que ofrecia clases de magia... pero al final se puso a vender turrones arequipeños xD

Lo malo de los micros es que aveces hay gente desquiziada que ataca a viejitos :X

Mingo dijo...

Viajar en micro es bravaaaaaaaaaaaaazo... menos luego de las clases de cocina que estoy súper cansado y sólo quiero llegar a mi casa a creer que al día siguiente no tengo que ver al Gilbert huevear en la clase y hacerme creer que me levanté temprano por las puras, Megu-chan.

Pero, a mi me gusta el micro, cuando estoy sentado, porque me da tiempo de pensar en un montón de cosas, de escuchar canciones de Queen repetidas una y otra vez, de escuchar a los patas que se suben y si tocan chévere (yo soy de los que da propina dependiendo de si me gustó o no... o sea, el rango va entre nada y hasta 5 lucas una vez :P)...

Megu-chan, yo sé que sí... A TI DE HECHO TE HAN COBRADO ESCOLAR ESTANDO EN LA UNIVERISDAD!!! NO ME MIENTAS!!!

akira dijo...

los micros son buenos, mejor son las bicis...claro si te gusta la adrenalina y las constante persecusiones entre serenazgo, cmobis, couster, carros privados, taxis y alguna vez un camion... creo q en el fondo yo y mi bicicleta somos una combi :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...