miércoles, 1 de abril de 2009

Divagaciones vol. V "una quemada total"











Imagina un ciego de nacimiento que nunca ha visto su rostro, que nunca se ha "visto a sí mismo".

Imagina que por un milagro divino y providencial, de pronto puede ver.
Imagina que se para frente a un espejo.
¿Se reconocería? ¿Sabría quién es? ¿Se sentiría identificado con aquella persona que ve frente a sí mismo? ¿Le gustaría lo que ve?
(Todo esto sin tener en cuenta lo maravilloso que puede resultarle en general el sentido de la vista, mostrándole por primera vez todos los colores, formas y tamaños del mundo).

Imagina algo loco. Por ejemplo, que nos quitan los rostros.
Imagina que nos quitan los rostros corpóreos y lo único que nos queda son nuestras almas.
Imagina que puedes ver el reflejo de tu alma.
¿Te reconocerías? ¿Te gustaría lo que ves?


Sin máscaras, sin escondites, ¿quién serías?

1 comentario:

Ricardo dijo...

Quemado , bastante quemado.

Pero sorpredentemente interesante y algo chocante.

Te pone a reflexionar sobre quien eres, sobre lo que haces y si eso es lo que en verdad quieres ser.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...